21 jun. 2011

Nueva Era.

Ha pasado tiempo, mucho tiempo, desde mi anterior entrada, no es que me haya hartado de blog, bueno en parte sí, la vida muchas veces te da cosas tan fantásticas que te da pereza relatarlas, es preferible vivirlas, han surgido infinidad de cambios desde mi anterior entrada, nuevo trabajo, nueva rutina de entreno, más tiempo libre, nuevas personas en mi vida, nuevos proyectos y nuevo enfoque en lo que refiera a lo deportivo.

No quisiera entrar nunca en lo personal, creo que cada uno tiene su vida y es aburrido que los demás nos cuenten lo que todos vivimos: gastos, familia, vecinos insoportables, aunque lo personal siempre se une a lo deportivo irremediablemente, sin embargo me he dado cuenta en este tiempo que las pasiones han de ser el epicentro de nuestra vida y no una envoltura de esta última, probablemente ese ha sido el motor de los cambios que se han producido y que han tenido por catalizador a mi amigo Iñaki, podeis leer aquí su blog http://buscandoelfuego.blogspot.com/, quizá no haya llegado a las mismas circunstancias que él, sin embargo sí que las ideas y conclusiones que sacamos de esa conversación sí fueron las mismas, simplemente si quieres algo tienes que luchar por ello con todas tus fuerzas y que tu vida gire en torno a ese objetivo, nunca ser un mediocre. Y la mediocridad dista mucho de conseguir o no algo, es un valor que entra dentro de renunciar a tu vida por ser una especie de muerto viviente adorante del centro comercial con una vida gris regentada por un televisor.

En mi caso a diferencia de Iñaki, un fenómeno en lo deportivo y en lo personal, movido también por mi pasión he renunciado al aspecto puramente competitivo, aunque por ahora de forma temporal, hasta que las circunstancias personales por mi parte sean más óptimas, no obstante mis proyectos mis planes y mi vida en general no dejan de girar movidos por una rueda dentada unida a un buje, este a unos radios y estos a una llanta que sostiene una cubierta.

Este viaje la verdad aunque hacia delante me llevó a un punto de confusión, ligeramente aturdido como cuando padeces un golpe de calor en una de esas carreteras castellanas y pedaleas sin saber muy bién que estás haciendo aunque a duras penas tienes la seguridad de ir por el camino correcto, entonces apareció una persona nueva en mi vida, alguien con cuyas conversaciones he logrado sacar un poco de luz en lo personal para refrescar mi cabeza y recuperarme de ese golpe de calor para seguir avanzando y entender que en algo que te apasina no basta con llegar a tus objetivos si no que además has de disfrutar en esa ruta rumbo a cumplirlos.

Con ello espero que en esta nueva fase, tanto del blog como de mi vida a nivel de enfoque os sirva para estar un ratillo entretenidos y pueda dar cierta luz a quienes quieran de su vida algo más que un eterno rezo vegetativo a los rayos catódicos.