21 may. 2008

La soledad y el entrenamiento

La mayoría de las personas caen en la creyencia de que el ciclismo en general y el mountain bike en concreto es un deporte individual, nada más lejos de la realidad, en llano una persona sola, a una velocidad constante de 32 Km/h un ciclista debe de desplazar 450 kg de aire por minuto (esto suponiendo que no haya viento). Esta resistencia si subimos a un viento en contra de 16 Km/h se incrementa en un 30%, lo que es lo mismo alrededor de 585 kg de aire desplazados al minuto. Según estúdos una persona yendo a rueda de otra ahorra entre un 18 y un 34 % de energía, dependiendo esta diferencia de la distancia que haya entre los 2. Y cuando la persona forma parte de una grupeta o pelotón esta diferencia está entre un 45% y hasta un 68%.

Como ahora podreis imaginar los relevos, son vitales en el rendimiento de un ciclista, si bién en Mountain Bike la importancia de este factor es menor pues el coeficiente de rozamiento es mayor, debemos de saber que el ciclismo de carretera me atrevería a afirmar que es una herramienta esencial en el entrenamiento en Mountain bike, es por ello que haya comenzado hablando de ello.

Pero la colaboración en el ciclismo, ya sea mountain bike, ciclismo de carretera, o incluso se puede extrapolar a otros deportes de alto rendimiento tales como el Atletismo, Halterofíla, Triatlón, etc. está por encima de todo esto: existe una necesidad de compartir los entrenamientos con otros deportistas. Por un lado esto es un referente para confirmar la progresión y el efecto de este entrenamiento, pero no es solo eso, entrenar en grupo nos facilita desarrollar un ritmo constante y acorde a nuestras capacidades sirviéndonos para evitar falsas sensaciones sean estas positivas o negativas.

El entrenar en conjunto asimismo sirve para, lo que llama un compañero de sufrimientos el Oso, esto no es más que pereza, que a veces puede llegar a la desmotivación y a acabar desentrenado, generandose un círculo vicioso desmotivación / falta de forma bastante peligroso, yendo a entrenar en grupo adquieres un compromiso, por lo que la tentación de "no pasa nada si hoy no salgo" queda más que superada. Por otro lado, es imprescindible la cordialidad y el buén royo en caso de entrenar en grupeta o la sintonía en el caso de ser un compañero de entrenamientos habitual, esto es así, pues si existe compenetración será más fácil saber cuando por ejemplo tienes el día flojo y tu rendimiento no es el que cabría esperar de ti dando por ejemplo relevos más largos y ayudandote a ahorrar ese 30% de fuerzas que supone el ir a rueda.

Un compañero de entrenamientos también ofrece otras ventajas como pueden ser una mejoría en la técnica, especialmente bajando, simplemente yendo a su rueda, repitiendo sus movimientos, si tu compañero de entrenamientos tiene mejores cualidades que tú este te aportará la confianza para bajar a su ritmo así como sin darte cuenta irás adquiriendo sus mismas cualidades técnicas que tu compañero, del mismo modo subiendo aprenderás a negociar subidas técnicas, a asimilar la importáncia del reparto de pesos, etc.

No hay comentarios: