9 feb. 2009

2ª Carrera del Open de madrid (o cien cosas que no debes de hacer en una carrera).

Solo puedo decir una cosa que asco de carrera en un circuito tan guapo. Para mí ha sido una carrera de lo peor hecha posible, salía de una lesión y contaba con la aprobación del médico para empezar a montar para este mismo fin de semana. La mano respondió y eso es el único factor positivo de la carrera. Los Errores han sido muchos... Muchísimos y desde antes de la carrera.

El día antes subí a ajustar la bici, la semana anterior la llevé a Planet Bikes a montar los componentes nuevos (horquilla, desviador y frenos), no obstante por pereza lo dejé para última hora, la tenía montada en la bolsa y... Sorpresa el cable del cambio está fuera... Tuve que liberar el cable del cambio para poder colocar la funda y con mucho cuidado traté de colocar el cambio bién, aunque yo no soy precisamente un gurú de la mecánica, comprobé que el desviador cambiaba bién a los 3 platos y en principio todo parecía estar en condiciones aunque todo esto lo debería de haber hecho el viernes por la tarde y en condiciones, con tiempo para comprobar el correcto funcionamiento de todo, pero la monumental nevada que estaba cayendo (la infintésima vez en lo que va de año) no me dejó poder hacerlo. Así por tanto empezamos con la pimera cagada, ir sin la bici recién montada, sin revisar ni testar anteriormente.

La noche antes estaba algo revuelto, y me costó descansar y eso que sabía que me tenía que levantar prontito el Domingo para la carrera, eran casi las 3 y estaba aún despierto, por otro lado no me fiaba mucho de que la transmisión estuviera bién ajustada... Algo me daba malas vibraciones.

Llegamos a San Martín, Miguel (Vaiquer) tuvo el detallazo de recogerme para ir juntos (desde aquí, un millón de gracias Miguel), me comenta que no se veía muy bién, no obstante el bueno de Miguel se estaba recuperando de una gastroenteritis que había padecido esta semana y había emepezado a comer sólido hacía solo un día. Me comenta que no había reconocido el circuito, cosa que yo tampoc había hecho y que fué otra de las cagadas que cometí, de hecho Miguel salió a reconocer el circuito y yo me quedé por el Paddock, quería estar tranquilo, había estado revuelto toda la noche y lo mejor que podía hacer es estar calmado, formalizo la inscripción y me dan la placa y el dorsal. Y acudo a la carpa del equipo, rodillo y calma mucha calma.

Llega la hora de la salida, no estoy especialmente nervioso, salgo de segunda fila y tengo a Aitor en frente mía, mejor, pienso, así le tengo como referencia desde un primer momento. Salimos, salgo a rueda de él, ha estado un tiempo en dique seco y ahora está retomando los entrenamientos así que supuse que iríamos a un ritmo similar, pero mis piernas me dicen que pueden ir a más, así que acelero, la zona de la derecha parece limpia así que me abro por fuera y apreto, pero me encuentro con 2 chavales con un enganchón, tengo que abrime aún más... joder tengo que ir remontando por el cesped y con piedras... Que cagada... Viendo la parte final de la primera cuesta razono, mejor bajar el ritmo, la idea de ir tras Aitor era buena y este acelerón era innecesario. Así que le espero y me pego a su rueda, a todo esto para bajar el ritmo me doy cuenta que el plato pequeño no engrana, trato de meter todos los piñones y al menos aguantar con el piñón grande y no engrana tampoco, así que va a tocar correr toda la carrera atrancado. Me quedo a rueda de Aitor, ahí voy cómodo, sin recuperarme del todo del sofocón de esa acelarada absurda pero sin ir a más. Me mantengo a rueda de él, me veo bien pero no tengo ni idea de qué es lo que me espera, alguna rampita facil, llaneo bajadas... Todo parece ir más o menos bién, hasta que cruzamos la carretera y nos espera un rapón del 15... Y yo con estos pelos, trato de mantener, lo subo bién pero con ese desarrollo es demasiado para mi cuerpo y me veo obligado a poner pié a tierra, en el mismo momento en que los primeros Master 30 nos alcanzan... Iban en un grupo muy compacto así que era imposible volver a montar hasta que saliera de esa trampa y para colmo de males mi referencia se perdía visualmente... Se acabó todo pensé, y es que mantener un ritmo constante durante otras 3 vueltas más con ese desarrollo se me antojaba como algo imposible a todos los efectos, así que decidí terminar la primera vuelta sin demasiada presión y recoger.

La carrera para algunos de mis colegas no fué mucho mejor, a Miguel (Vaiquer) se le acabó la gasolina a mitad de la segunda vuelta por culpa de la enfermedad que ha estado padeciendo esta semana, Fer (Kabra) tuvo problemas con el tubular,... En fín animos para el resto, y nos vemos en las carreras.

2 comentarios:

Samuel dijo...

Bueno, no ha sido tan malo. Por lo menos has podido correr y disfrutar durante un rato, y comprobar que la mano está recuperada. A partir de ahora todo será mejorar.

Sobre la bici, bueno, hay que ser algo más previsor, pero tengo que calarme que soy parecido a ti, jejeje.

Un abrazo y hasta pronto.

Aitor dijo...

Que todavia queda mucho Ryder!!! ;)