9 dic. 2009

Vaya mierda!!!!

Pues eso es lo que no dejo de pensar últimamente, todo comenzó hará 3 semanas me costaba salir a entrenar y me notaba raro... Pues vaya pensé resignandome, aunque cumplí con algún que otro día de entreno... De hecho esa semana quedé con Diego, mi entrenador, para que viera cómo evolucionaba mi estado de forma... Bueno ya se pasará pensaba, como siempre que andas un poco reculero, pero al comenzar la siguiente semana en vez de mejorar la cosa iba a peor, dolor de garganta, que en realidad nada tenía que ver, y una terriblemente molesta tirantez en el cuello a lo que se sumaba mareos me hacían pensar en la asquerosa gripe... Pero no tenía fiebre así que nada unos cuantos días en dique seco y a volver a campar... O eso pensaba yo, día tras día el mareo se hacía más intenso y el dolor de garganta a desparecer, por otro lado la fiebre no hacía acto de presencia... Esto me hacía temer lo peor... Aunque trataba de engañarme a mí mismo, será algún virus raro pensaba, esto se pasa... Pero llegó el Jueves y el andar ya era todo un suplício, sé lo que es esto...

Voy al médico y tras alucinar por todas las fracturas óseas que he tenido (pura rutina vamos) me diagnostica... Mareos... Hay que tener cojones, 6 años de carrera más el MIR para decirme que tengo mareos, que si tengo fiebre que vuelva a ir, que me daba unos días de baja, y... ¡¡¡Atención!!! Me pregunta que de cuantos dias quería la baja, ¡venga esto es un supermercado! ¡¡¡Bajas frescas oiga!!! ¡¡¡Bajas del dia!!!

Yo ante lo absurdo de la situación miraba así de reojo en busca de alguna cámara oculta quizá dentro del ordenador pensaba, pero bueno quise mantener las formas por eso de a ver si iba a salir en la tele al menos que las chavalas pensaran que son un ser civilizado, así que puse mirada sensual para seducir a las futuras televidentes y respondí a la pasota doctora de la forma más sensata que se me pudo ocurrir, pues lo necesario para recuperarme, usted es la doctora, y cuando esperaba que saliera un presentador con pintas de gilipollas y una presentadora con un canalillo hasta el hombligo a la doctora la llegó la lucidez mental de 6 años de carrera más el MIR para concluir, te doy una baja de duración indeterminada y cuando te encuentres mejor vienes.

Por ello pasé el Jueves tumbado en la cama y el Viernes con una micoscópica mejoría, en realidad, por la experiencia de otras veces, sabía lo que era, una contractura sabí que si me mantenía inactivo el resto del Fin de Semana el Lunes iba a estar mejor, así que me decidí volver al médico el Viernes para solicitar el alta, pero en lugar de la rancia doctora estaba una atractiva señorita, pensé para mis adentros esta es la del escote que presenta el programa de cámara oculta con el presentador gilipollas que con esto de la crisis se han quedado sin presupuesto y los presentadores tienen que hacer también de actores... Pero nada más lejos de la realidad, la chiquilla incluso se tomó la libertad de preocuparse por mi salud... Y trató de ir un poco más allá de que tenía un mareo, y incluso se atrevió a palpar mi musculado cuello para determinar que tenía una contractura en el trapecio, efectivamente se me habían vuelto a montar los músculos del cuello derivando en una rigidez cervical, me voy a ilustra mejor con una foto para explicarme.

En la imagen A teneis un cuello normal como veis hace una especie de arco, esa sería la posición normal de un cuello en estado normal con la cabeza mirando al frente, bueno pues en la imagen B teneis cómo se me queda a mí el cuello, como podeis ver se queda muy muy tieso a causa de la tensíon que somenten a las cervicales los músculos del cuello, esto si ya da grima verlo padecerlo siginifica unos mareos terribles, el suelo deja, para tu estabilidad, de ser un punto estable para convertirse en una estructura temblorosa que se mueve hacia arriba, hacia abajo y se desplaza para los lados, una putada vamos.

Volviendo a la situación con la atractiva doctora, me hizo quitarme la camiseta, y a pesar de mi primer impluso de quitarmela como el increible hulk contuve mis ganas y logré quitarmela como una persona civilizada... O al menos una persona cuya piel no fuera de color verde. Empezó a palpar mis poderosos músculos... Y concluyó que o estaba intentando sacar moya con los trapecios o verderamente tenía una buena contractura, así que me recetó Miolastán y ser bueno durante el fin de Semana que si nó no me daba el alta hasta el Lunes, así que para evitar que el Lunes estuviera otra vez la antipática doctora decidí cumplir con la condición de la atravtiva doctora y comportarme como un buén chico, nada de bici, nada de deporte y nada de estar mucho rato frente al ordenador.

Sin embargo el Lunes siguiente no mejoró demasiado la cosa, sin llegar a doler las molestias seguían por allí porculeando y yo tratando de sobreponerme a base de Miolastán y paciencia, el Pasado Viernes me creía ya recuperado del todo de mi dolencia, así que decidó quedar con mi Entrenador y con algunos amigos más para entrenar por Hoyo de manzanares, pero la cosa no salió del todo bién, no sé muy bién el motivo pero de primera ya me notaba realmente debil, hasta que en una subida de piedra llegó el renventón final, me comenzé a marear y muy a mi pesar distribuí mis jugos gástricos por una pequeña porción de la sierra de Hoyo, vaya puñeta... Pero... Yo no podía seguir así que decidí marcharme hacia casa a Ritmo tranquilón, a pesar de que por el camino volví a plantar otro poquito de esencias estomacales por los montes de la bonita sierra de hoyo.

Y así llego hasta el día de hoy, con apenas molestias, pero con los músculos hechos mierdo y un sueño que no es normal... Espero que se acabe esto pronto , aunque sea con unas merecidas vacaciones en las que recuperar, las ganas , la ilusión y la fuerza mental (y tal).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola. no me conoces, llegue a tu blog a traves de enlaces de paginas de btt. al leer tu cronica del dolor me senti plenamente identificado contigo, ya estuve mas de un año tratando de adivinar de donde venian tantos dolores de cabeza, tanta presion alrededor del craneo, tanta tension en el cuello y espalda... mi medico apenas me daba explicaciones y solo me daba antidepresivos, ya ves tu. un neurologo me dijo que tenia estres, y que mi cuello lo tenia como el tuyo por la tension que acumulaba, yo sin saberlo ni entererme claro. yo sufriendo en silencion de inexplicables mareos y dolores de cabeza y todo por las puñeteras contracturas. no me dieron baja ni la pedi, pero si que hubo semanas en las que no se como lo si soportado. un masajista me alivio muchisimo, tambien a base de sufrir que no veas, sacandome muchas contracturas, pero si dejo de ir un mes, vuelven las molestias. debe ser cronico. yo tome yurelax, tripizol, deprax, nurofen, paracetamol.... nada de esas pastillas me quitaron los dolores, solo las zarpas de Cesar, que estiraban mis musculos con mucho arte. llevo andando en bici mas de 15 años asi que no creo que sea la causa.

Ryder dijo...

Hola en primer lugar agradecerte el comentario, de verdad me alegra un montón el saber que contar mis vivencias sirve para compartir dolores y penas con más gente, a mí me dió por primera vez hace 4 años, pero fué bastante más grave, necesitaba asitencia para poder andar, en primer lugar acudí de primera mañana al amubulatorio, me hiceron una serie de perrerías, (ponerme a pata coja con lo que acababa en el suelo), tocarme la nariz, esto me hizo gracia, pensé estos qué se ha creido que soy gilipollas... Pero joder que no atinaba a tocarme la nariz.

Con urgencia a Puerta de hierro, diría ir pero más bién que me llevasen, como siempre gente encantadora, se volcaron un montón conmigo, pero no lograban determinar el motivo, gripe no parecía, me sentía terriblemente mal, el oir personas hablar me mareaba, que me movieran en la silla de ruedas me mareaba, respirar fiebre me mareaba, pensaron en Meningitis, hasta que tras 12 horas de pruebas decidieron realizarme una radiografía del cuello y se encontraron con mis cervicales de una froma muy muy parecida a la foto B.

En fín parece que este problema es poco común (aunque propio de las personas que pasan mucho tiempo frente a un ordenador) y bueno es conveniente también mirar otros posibles motivos como una almihada demasiado dura o quedarse dormido frecuentemente en el autobús con una portura demasiado mala, también cosas como pasar muchas horas con el teléfono sujeto entre el hombro y la cabeza.