28 sept. 2009

La Clase

El entrenamiento-tortura de hoy ha sido una fuente de divagaciones increíble me ha dado por pensar sobre la clase en el ciclismo, yo nunca me he fijado en una bandera para animar a un ciclista o sentir admiración hacia un ciclista, aún menos en el ciclismo en carretera pero me resulta peculiar ese termino del que hacen muchos aficionados a las ruedas finas la clase.

¿Qué es la clase? Pues la verdad mi concepción de clase está más dentro de la combatividad, el carisma y de la actitud que de las aptitudes físicas, muchos asignan clase al español Alejando Valverde, es algo que me cofunde, mira este pasada semana al Suizo Fabian se hacía con el campeonato mundial contrarreloj, pero no queda ahí la cosa, luchó como nadie por la victoria en la prueba de fondo en carretera... Muchos esperábamos otra demostración de fuerza del Suizo similar a la que nos regaló en las pasadas olimpiadas de Pekín, pero seguramente el derroche de fuerza del pasado Jueves donde dio un impresionante espectáculo de esos que te hacen recordar lo maravilloso de este deporte, lo volvió a intentar pero no con la contundencia de Pekín, y quizá esperó demasiado al ataque, quizá sucumbió a la vigilancia de los Españoles y los Italianos, pero lejos de excusarse el suizo se bajó de la bici y apoyado contra las vallas mostraba un gesto de quién extenuado siente que ha podido dar más de lo que ha dado... Estamos hablando de una persona que llegó 5º sin un equipo que le preparara la carrera, para mí eso es clase, es la mentalidad de un campeón es morirse sobre las ruedas.

De cualquier modo nadie niega la clase del Suizo, sin embargo veamos otro ejemplo, el Murciano Alejandro Valverde, de partida reconozco que nunca ha sido santo de mi devoción, pero a él también le otorgan ese atributo de superclase, cuando lo oigo siempre se me viene a la cabeza la actitud infantil de la triste escena del chubasquero, un mal día lo han tenido todos los grandes campeones, sin embargo la clase está en, como Cancellara, asumir tus Errores y sacar la rabia para superar esos errores. Por otro lado, en la última y descafeinada, porque vaya soberana mierda de recorrido, vuelta a España recuerdo un comentario en que el Murciano comentaba que había sido el más inteligente y tachando poco menos que de pringados a los demás, eso para mí es anideportivo, ni tan siquiera en Madrileño Alberto Contador, ante la tensa e incómoda presión que sufrió el pasado Tour, no llegó en ningún momento al desprecio.

En fín yo por mi parte seguiré con mi concepción de Superclase admirando a Cancellara, Freire y a gente como el Pinteño Alberto Contador o Carlos Sastre quienes me resultan mucho más familiares por entrenar por el mismo asfalto que lo hago yo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de purito no te parece "clase". Primero la escapada, despues el solo da caza a Cancellara, salta un vez y otra vez, y pilla la buena al final pero ya vacio.
Esteve

Ryder dijo...

Lo de Purito sí me pareció de clase, pero purito me ha parecido siempre un puperclase enterrado en la adulación a otros corredores, deseoso estoy de verle en el Katiusha con mucha más libertad.