3 nov. 2008

Mi material (parte 2): Bici de carretera

Continúo contandoos un poco el materal que empleo para entrenar y espero que el año que viene competir, tras hablaos de mi predilecta voy a continuar por la que menos atenciones recibe, la flaca.

Mi concepción del ciclismo de carretera dista mucho de la de cualquier aficionado a este deporte, es un deporte que mantiene ciertos paralelismos con el Mountain Bike, que es realmente útil para mejorar tus cualidades físicas en especial tu resistencia y la potencia, tienes que tener claro que su aporte es meramente físico por lo que conviene compaginarlo con sesiones de técnica durante todo el año, aunque en cada fase de la temporada con distinta intensidad. Estoy pensando, en probar a asistir a alguna competición de carretera para próximas fechas y de este modo tanto testar mi estado de forma, esperemos que empiece a notar las progresiones del trabajo realizado a pesar de que estoy siendo más irregular de lo que debiera por diversos factores personales, en su mayoría ajenos a mi voluntad.

Dada esa concepción de la carretera os podeis imaginar que no es una máquina especialmente puntera, su peso 9,4 es incluso próximo al de la bici de XC, el cuadro de Alumnio (un BH Race One), y la horquilla (de carbono pero con el tubo de Cromoly) muestran ya, que no es una bici de altas prestaciones, la transmisión, shimano 105 al completo salvo las bielas truvativ Rouleur de carbono (una de las pocas concesiones a material de gama alta que lleva la bici) ofrecen un funcionamiento irreprochable pero un peso nada contenido. Junto a las bielas de carbono las otras dos concesión a la ligereza que podemos encontrar en la BH son el conjunto manillar-potencia de Titan en fibra de carbono y la tija Cannodale Fire también de carbono, la cual cambiaré tan pronto como sea posible por otra de mayor longitud que biomécánicamente se adapte mejor a mis cualidades.

El Sillín es otra parte donde, simplemente porque ya lo tenía, he optado por una pieza ligera, el Selle Italia SL135 con railes de titanio y 135 gramos de peso. En los pedales he optado por unos Time RSX con buena sujeción y un funcionamiento impecable (a la vez de un peso contenido).

Las ruedas son unas pesadas Rody Stylus, suficientemente rígidas y estéticamente agradables que venían con el montaje de serie de la bicicleta.

No hay comentarios: