16 mar. 2009

II Duatlon Raquel Escudero: Mi primer Du

Experiencia totalmente nueva esta del Duatlón pero verdaderamente satisfactoria, la verdad es que no iba en las mejores condiciones, el Viernes salí a cenar y sin comerlo ni beberlo me ví regresando a casa bastante perjudicado por los estragos de la noche a las 6 de la mañana, lo cual trastocó mis planes para el Sábado que pretendía entrenar por la mañana aplazando el entrenamiento a la tarde...

Por otro lado ya planeaba ir hasta el Du en bici, así que madrugón al canto, a las 6 en pié un desayuno digno de los mayores campeones y ale 20 km's rumbo a Cerceda, no es la mejor forma seguramente de afrontar un Du pero la idea es clara, preparar Ronda por tanto las distancias serían, aunque no fuera todo el rato a tope, sí tratar que las distancias comenzaran a asemejarse a lo que me espera dentro de 2 meses en los 101, allí me esperan el doble de kilómetros en Bicicleta y 7 más en carrera un desafío verdaderamente impresionante, la verdad es que si sumo los tiempos que empleé sobre la bici y corriendo cabría pensar que en unas 6 horas sería capaz de culminar la prueba, la realidad es que con finalizar en unas 7:30/8 horas me conformaría, el cansancio va a ser mucho, si bién es verdad que de esta distancia el esfuerzo del Du ha sido con el panteamiento de una prueba explosiva y no de fondo como va a ser el caso de Ronda, con lo que en la prueba andaluza mantendré una actitud "diesel".

Pero volvamos al hecho de la prueba en sí, llego un poco confundido, en realidad no tengo ni idea de lo que me espera, correr solo he corrido durante estos meses solo, no tengo ni idea de cómo corro frente a la gente, mi única referencia, los tiempos me dicen que no lo hago mal, aunque son tiempos "dentro de lo normal", mi planteamiento fué muy claro salir tranquilo, sé que no voy a ganar y eso es en cierto modo una garantía para correr sin la más mínima presión, aunque miro a mi alrededor y... buf menudas bestias me rodean, el personal está superfino ni un ápice de grasa... "Estoy acojonado" pienso para mis adentros, la gran mayoría vistiendo ropa de clubes de triatlón aunque también es cierto que hay unos cuantos con un aspecto un tanto globeril, en fín... Salida, salgo atrasado, no tengo porqué alarmarme, pienso en bici recuperaré no solo lo que pierda aquí si no que en realidad es donde me voy a posicionar de verdad en cuanto a la carrera. Frente a mí la tercera y la cuarta clasificadas en chicas... Sabiendo que he empezado a correr hace 2 meses creo que no es mala referencia.

Voy bién pero de repente me empieza a pasar gente... Joder ¿qué pasa aquí? Pienso, pero no sé no me alarmo cuando el primer tapón un gran charco, el personal lo toma por los lados, pero, pienso me niego a bajar el ritmo, por el agua toca... Adelanté ahí unos cuantos puesto cuando choff se me enganchó la zapatilla en el charco... Mierda!! Toca darse la vuelta recogerla ponermela y ale a seguir corriendo la veintena de posiciones que había recuperado y otra veintena más perdidas... Pero bueno, dicen que quién no arriesga no gana. Seguimos nuestro camino, y yo andaba algo mosqueado... Me están adelantando gente que físicamente no es muy cañera... ¿Tan mal voy? La realidad era bién distinta. Cuando comienza la segunda mitad de la primera vuelta comienzo a adelantar al personal con pintas "pintorescas", y me veo liderando una grupeta de vejetes cañeros como los denominé yo, tíos más cerca de la cuerentena de años que de la veintena y con cuerpos muy fibrosos... Pienso, no sé si esto será bueno o malo, yo desde luego no me veo ni la mitad de fino que ellos, de todos modos trataré de seguir esforzándome, primera vuelta finalizada, el tiempo ni idea, las piernas... Frescas lo que se dice frescas no iban... En mi cabeza una sola pregunta... ¿Aguantaré hasta el final? No me veo lo suficientemente bién.

Comenzamos la segunda vuelta, yo metido dentro del grupito de cuarentones cañeros, la mayor parte del tiempo marcaba yo el ritmo, ¿eso es bueno? No sé, no sé estos en la bajada me pegan el palo y me funden pero bueno a mí plín seguro que les cogeré con la bici, el caso es que hemos empezado a recuperar y adelantar a todos esos locos que salieron descontrolados... Mis piernas se encuentran agotadas después de esas 2 primeras vueltas, me preocupa no haber reservado lo suficiente antes de coger la bici... Bueno llego a la zona de transición, cojo la bici tranquilamente me coloco las zapatillas, el casco cojo la bici, los guantes de camino a la salida a la zona de transición, me monto... Y joder... Mis piernas responden, no me cebo e impogo un ritmo fuerte pero constante, algo que pueda mantener alrededor de una hora, enseguida empiezo a pasar gente y más gente, la cosa va bién, termino la primera vuelta en bici habiendo recuperado un montonazo de gente y... Mierda otra vez liderando una grupeta... Los más fuertes en bici a los que iba alcanzando se pusieron a mi rueda, segunda vuelta, en una rampa de poca adherencia decido subir montado... Buff que chungo tensar tanto los músculos, me ha hecho un amago de subirse el gemelo, a partir de ahora a ser más suave, me queda una vuelta con la bici y otra corriendo... Un gel y a afrontar la última vuelta.

Me quedo alucinado, he pasado a la bestia, un tío de un cluub de triatlón algo así como Complutum, me quedé alucinado de lo fino que estaba el tío, menuda bestia, y le estoy pasando... Wow que pasada, aunque sea efecto placebo porque ha podido tener cualquier avería para mí ver eso me motiva, y aunque no dejo de mantener la cabeza saco fuerzas de flaqueza para mantenerme en mi posición sobre la bici... Aunque ya no sé si estoy adelantando gente o son doblados a los que estoy pasando... Comienzo la larga recta que me lleva al desvío de la transición y el gemelo me hace varios amagos de subirse, yo solo podía pensar, no quiero tener que abandonar, no quiero rendirme... Y de mi interior salían como ganas de llorar... Una sensación verdaderamente extraña, pero con extremo cuidado logro llegar al punto de transición emepzando a tener dolores en la maldita rodilla y con el gemelo dandome pinchazos.

Pienso, un último esfuerzo, 3 kilómetros, comienzo a subir para afrontar la última vuelta, Samuel (Pantani), me anima poco antes de afrontar el charco, él está finalizando la vuelta, yo he bajado mucho el ritmo corriendo, no quiero llegar cojeando, he de llegar como un hombre, me pasa un chaval de un equipo de triatlón, alcanzando la mitad del recorrido, pero al poco de pasarme para, está tambien tocado, le doy gritos de ánimo, ¡¡vamos máquina ni media vuelta nos queda!!, pero yo mantengo mi ritmo tranquilo, bajando me pasa otro chaval más, me dá un golpecillo amistoso de ánimo en el costado, llego a meta y un chaval corriendo como un loco esprinta viniendo de detrás, la verdad me toca un poco los cojones que alguien trate de quitarme el puesto a 10 metros de la meta en un sprint, así que quizá más animado por la rabia que por otra cosa hice esos 10 metros con una aceleración más propia de un velocista que de alguien que hace unos minutos luchaba por lograr acabar la carrera.

En fín una experiencia increible con la que aunque parezca mentira he disfrutado y que sin duda alguna repetiré.

Ps.: Mis felicitaciones a la organziación por todo el esfuerzo relalizado.

No hay comentarios: